foro interpretativo de rol
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Diario de Lucas Goldberg [parte pública]

Ir abajo 
AutorMensaje
Lucas Goldberg
Titeres
avatar

Cantidad de envíos : 473
Fecha de inscripción : 18/05/2008

Hoja de personaje
Salud:
41/54  (41/54)
Cordura::
44/54  (44/54)
Vitalidad:
36/36  (36/36)

MensajeTema: Diario de Lucas Goldberg [parte pública]   Mar Mayo 20, 2008 6:10 am

La niña mastica con evidente desinteres un trozo de queso seco y un poco de pan enmohecido; Lucas Goldberg hace ya tiempo que comió. Contempla el caos que es ahora la ciudad a través de la ventana de la buhardilla donde se guardan del frío nocturno. Lucas está apoyado en el cristal, arropado por una manta gris de franela. Medita durante unos segundos, el cristal parece reforzado, probablemente sea un cuarto insonorizado, en otro caso las vibraciones producidas por el impacto del meteorito lo habrían hecho añicos. Y sin embargo, el cristal había aguantado.

Como el mismo. Y como Lorena. Gira su rostro lentamente y fija su atención en ella, en como la niña rubia de tan solo seis años ha dejado de comer y pinta con rotuladores algunas hojas sueltas del cuaderno de dibujos. No trata de adivinar que formas van apareciendo, no se atrevería.

Luego vuelve a mirar a la ciudad: sólo quedan algunas putas ratas supervivientes, antaño hombres trajeados, quien sabe. El hombre es un lobo para el hombre, sonríe con parsimonia.

Si tan sólo tuviera una pistola podría guardar de la seguridad de ambos...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucas Goldberg
Titeres
avatar

Cantidad de envíos : 473
Fecha de inscripción : 18/05/2008

Hoja de personaje
Salud:
41/54  (41/54)
Cordura::
44/54  (44/54)
Vitalidad:
36/36  (36/36)

MensajeTema: Re: Diario de Lucas Goldberg [parte pública]   Dom Jul 20, 2008 5:20 pm

El hombre y la niña.

Sentados uno junto al otro sienten de forma imperceptible el calor mutuo y su respiración pausada. No hablan entre ellos. No tendrían tampoco nada que decirse. Sólo permanecen quietos y juntos, a la espera de un futuro mejor quizás, o de un fín. A la espera de algo, aún sin saber el qué.

El hombre y la niña.

Ella reposa su cabeza en el hombro de él y se queda adormecida. Lucas pasa su brazo por encima de la chica y finalmente la coge, dejandola boca arriba en su regazo. La acuna y lentamente la va apretando débilmente contra su pecho. Poco a poco, Lorena se va quedando dormida. El hombre pasa su vista por los presentes, los caídos, los supervivientes de la catastrofe mientras sigue meciendola.

¿Quién necesitaba realmente a quién?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucas Goldberg
Titeres
avatar

Cantidad de envíos : 473
Fecha de inscripción : 18/05/2008

Hoja de personaje
Salud:
41/54  (41/54)
Cordura::
44/54  (44/54)
Vitalidad:
36/36  (36/36)

MensajeTema: Re: Diario de Lucas Goldberg [parte pública]   Mar Sep 30, 2008 12:23 am

Dormía él solo en una habitación. Era un sueño terrible:

Varios hombres y mujeres sin cabeza gritaban juntos el mismo nombre. Era extraño, pensaba Lucas, el hecho de no disponer de aparato vocálico alguno, todas esas criaturas decapitadas conseguían generar sonidos desde algún lugar en la base de sus cuellos rebanados.

Lucas, hombre práctico, permanecía en silencio sentado entre ellos tratando de desentrañar aquel misterio, mientras los cuerpos de los seres comenzaban a oscilar, a girar entre ellos, formando un círculo. A lo lejos una espesa niebla, de absoluto color negro, formando una niebla densa y espesa, iba devorando poco a poco la escasa claridad del cielo como un aire enrarecido por el más ponzoñoso de los tabacos.

Poco a poco, la niebla los iba cubriendo y los cuerpos oscilantes y decapitados habían aumentado más sus simiescos gimoteos y sus oscilaciones hasta límites exorbitados. Lucas apretó los brazos frente al pecho y se sorprendió al comprobar tres objetos apoyados sobre su regazo: el primero era una AK-47 algo polvorienta, un cuchillo manchado de sangre y una pequeña muñeca, sucia y remendada.

Contempló la oscuridad que lo envolvía y Lucas deseó con todas sus fuerzas haber contado con mucha más serenidad en esta lucha interna que parecía tratar de devorarle.

Sintió una especie de mareo vertiginoso cuando comprobó que por encima de sus rodillas, la muñeca se había erguido y se sobresaltó al descubrir que no era muñeca, sino el cuerpo de Lorena también decapitado. Y seguía frenética el mismo vaivén que los demás y profería los mismos sonidos.

Como casi siempre, Lucas trató de amoldarse a la situación: cogió el cuchillo por la base y comenzó a rajarse el cuello, tratando de parecerse un poco más a la niña y a sus compañeros: tras los primeros cortes, la sangre salió con profusidad de varias heridas y en breves instantes cayó al suelo, muerto y desangrado.

Despertó envuelto en sudores, aún sin comprender que quería decirle su subconsciente.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucas Goldberg
Titeres
avatar

Cantidad de envíos : 473
Fecha de inscripción : 18/05/2008

Hoja de personaje
Salud:
41/54  (41/54)
Cordura::
44/54  (44/54)
Vitalidad:
36/36  (36/36)

MensajeTema: Re: Diario de Lucas Goldberg [parte pública]   Jue Dic 18, 2008 4:42 am

24 marzo

Lucas no dormía: estaba inconsciente.

La ventaja de este tipo de situaciones (para todo aquel que las haya vivido, claro está) radica que tu mente sigue trabajando a un nivel subconciente que no hace mientras duerme.

Lo primero que pensó mientras estaba tirado entre la nieve, rodeado de perros, fue que cuando se despertase iba a dolerle muuucho el cuerpo. Luego este pensamiento paso rápido, había muchas otras cosas rondando por la cabeza del más que hombre muerto que debían de ser averiguadas antes de fenecer. Sería una pena haber muerto sin saber el motivo.

Lucas había revisado todo el plan, desde el punto de partida hasta la llegada de aquel extraño zombi. Luego recordó el golpe en el hombro. De un modo racional sabía que había ocurrido, tenía un orificio de bala, muchas otras veces había sentido aquel ardor en su cuerpo y no cabía duda de que el hombro le jodería durante varias noches. Irracionalmente, no obstante, había visto hacer aquella extraña magia a aquel extraño tipo.

Así que todo se resumía en eso... tu mente irracionalizaba la realidad....

Joder, que buena noticia.

Cuando el dolor terminó por despertarló, Lucas no recordaba nada de ninguna de estas sensaciones ni ideas. Esa es otra de las magias de estar inconsciente: tus reflexiones se adhieren a tí sin que te des cuenta. Se levantó torpemente y aullentó a los perros como pudo. De no ser por Lorena y el resto, prefería haber servido de alimento.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucas Goldberg
Titeres
avatar

Cantidad de envíos : 473
Fecha de inscripción : 18/05/2008

Hoja de personaje
Salud:
41/54  (41/54)
Cordura::
44/54  (44/54)
Vitalidad:
36/36  (36/36)

MensajeTema: Re: Diario de Lucas Goldberg [parte pública]   Jue Dic 25, 2008 9:39 am

Lucas Goldberg yacía dormido en el interior de ese hombre. A veces despertaban otras vidas, galopantes y frenéticas y traqueteaban con el mundo exterior, hasta dar forma y cabida a un sobresaliente instinto. Otras tantas, soñaba rugiente en el interior de su ser, siempre dispuesto a romper las cadenas que ataban al Lobo y su devastación. Las más de todas, escuchaba su silbar frenético o el rechinar de dientes o las mismas cadenas enmohecidas gemir, atadas a un trillado poste, desvencijado por los años, en el centro de su conciencia.

Pero Lucas Goldberg había conseguido atar al Lobo. Se había quemado las manos en el intento del fruir de las cadenas, había sufrido marcas perennes por toda su figura que le acompañarían a lo largo de sus días como dolorosas heridas. Las dentelladas del Lobo habían desfigurado su rostro: los huesos sobresalían gimoteantes entre las marcas. Pero, no obstante, Lucas había conseguido atarlo. Es más, consiguió una rara suerte de amaestramiento del mismo.

Y a veces, cuando era necesario, Lucas Goldberg cerraba los ojos y se tapaba los oídos y se agachaba en cuclillas en el rincón más oscuro de su ser. Y era entonces el Lobo cuando enseñaba los dientes y aullaba feliz y rabioso, durante esos instantes de libertad ya sin ataduras, pues era la esencia de ese hombre terrible, una caótica fuerza de la naturaleza, inmune al dolor y sus pesares, siempre dispuesto a una nueva dentellada, sin perder un ápice del terreno.

Lucas estaba aprendiendo a domarlo, en un par de ocasiones Lobo y Hombre habían conseguido cooperar juntos: había que proseguir por ese camino.

Y en mitad de estas reflexiones que jamás pasaron por la cabeza de Goldberg (recordemos que a nivel subconsciente, todos somos dioses y Lucas jamás conseguiría concebirse a sí mismo con estos pensamientos): Lorena.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucas Goldberg
Titeres
avatar

Cantidad de envíos : 473
Fecha de inscripción : 18/05/2008

Hoja de personaje
Salud:
41/54  (41/54)
Cordura::
44/54  (44/54)
Vitalidad:
36/36  (36/36)

MensajeTema: Re: Diario de Lucas Goldberg [parte pública]   Jue Ene 08, 2009 8:04 am

25 marzo


Sólo era una habitación con electrodomésticos rotos, toallas y cortinas por el suelo. El edificio estaba derruido y la entrada delantera estaba cerrada con cadenas. Pero Goldberg veía los cimientos del refugio en la estancia. Hacía la primera guardía: Lalo roncaba cansado en una esquina. Ana protegía a Lorena dandóle calor en una esquina. El tal Ricardo dormía silencioso junto a las mujeres y el Niño Sin Nombre había ahuyentado a sus demonios personales entre sueños.

Lucas permanecía despierto. Como tantas veces, como tantas otras veces. Aprovechó para limpiar su equipo. Sacó la pistola automática y un trapo seco. Dejó otro trapo sobre sus muslos. Cogió la automática con la derecha y con la izquierda le abrió la clavija que encerraba el cargador, luego desenroscó el mecanismo de apertura, con un click soltó el tubo de resonancia y el disparador. Tras dejarlo sobre el trapo en sus rodillas continuó con el gatillo y el seguro y fue dejando cada pieza delicadamente sobre sus rodillas y muslos.

Luego con el pañuelo sueco fue limpiando la suciedad y el polvo de cada parte. Se llevó el tubo a los ojos y comprobó que estaba ligeramente inclinado, lo sostuvo entre dos dedos y le enlazó otro pañuelo, formando un nudo doble en cada extremo. Luego dejó el tubo en el suelo y con la mano izquierda le dió un golpe seco por la parte doblada contra el suelo, a la vez que empujaba el nudo con la otra. Comprobó que, efectivamente, la inclinación había desaparecido. Montó la pistola pieza a pieza, con delicadeza, tras el último click, la pistola estaba completa, corregida sus leves defectos y con el mecanismo limpio.

Sumó mentalmente: 24 balas. Rey de Manu, Reina de Manu, Príncipes de Manu, Toda la Corte... sea quienes fueren se habían llevado a su Clan a otro sitio.

La única ambición real y verdadera de Lucas Goldberg era que la pequeña Lorena fuese feliz y gran parte de los artífices de ese objetivo estaban apresados en la nueva ciudad. La niña necesitaba del calor y recogimiento del padre Ribas, la alegría desbordante de Aileen, la inocencia del Sr. Jones o la serena conversacón de Rita. Era la necesidad de pertenecer a algo. De no estar sólo. Lucas comprendia cuál era su posición en todo aquello, tenía que mantener el status quo del clan. En toda comunidad hacían falta guerreros. Y torturadores, llegado el caso.

En su interior, el Lobo aullaba pidiendo paso y el Hombre le calmaba. Al día siguiente, juntos barrerían la ciudad. Tenía que traer de vuelta a los suyos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucas Goldberg
Titeres
avatar

Cantidad de envíos : 473
Fecha de inscripción : 18/05/2008

Hoja de personaje
Salud:
41/54  (41/54)
Cordura::
44/54  (44/54)
Vitalidad:
36/36  (36/36)

MensajeTema: Re: Diario de Lucas Goldberg [parte pública]   Miér Mayo 13, 2009 10:19 am

Tras incinerar vivos a los enemigos del Clan y disparar al propio Rey de Manu en persona, otro nueva ciudad.

En ésta, es la Niebla la encargada de ponernos a todos los putos pelos de punta. No es más que otra forma de otro portador de manifestaciones psíquicas. Todo está relacionado, los zombis, las tribus urbanas, las serpientes... son solo ideas que han adquirido consistencia formada por las mentes de la masa humana de una localización.

¿Edén? Cada vez todo adquiere más sentido. En el Edén podemos adquirir todo lo que se quiere con tan sólo pedirlo. Sería perfecto, claro. Pero el mundo está lleno de hijos de puta que convierten ese paraíso en el infierno en la Tierra. Por no contar a los enfermos mentales: uno de cada cuatro hombres y una de cada tres mujeres desarrolla una enfermedad mental a lo largo de su vida. ¿Quién fue el soplapollas que decidió darles este poder a la Humanidad? Esquizofrénicos, paranoides, trastornados bipolares, depresivos, psicóticos, desequilibrados varíos..., la lista no acaba, cada uno con la posiblidad de generar su propio mundo interior en la Tierra. Hijo de puta, ¿sería consciente de sus riesgos?

Pese a todo, aquí me veo, encerrado con la joven Aileen en una prisión. Esta vez por un delito que no he cometido. Alguien disparó a Lalo en la Niebla. Alguien con mi forma y aspecto, quizás una imagen surgida de la mente del propio Lalo o de algún aldeano. Justo en la ciudad donde más posibilidades teníamos de supervivencia, la mala suerte nos achaca de nuevo.

En algún lugar de entre la Niebla hay una pistola. Y 22 balas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Diario de Lucas Goldberg [parte pública]   

Volver arriba Ir abajo
 
Diario de Lucas Goldberg [parte pública]
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» [Un mundo ucrónico] La II República gana la guerra
» EJEMPLO PARA PEDIR INGRESO AL GREMIO "Quiero formar parte del gremio"
» Mision parte de uno mismo [Ethrios, Ed Elric y Kasumi Nekoi]
» FELIZ CUMPLE Lucas Longstaff
» [CERRADA] miercoles 13/03 D&D en Reinos Olvidados La Vara de 7 Partes Parte 2

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Umbrae :: Bitácoras :: Archivo :: Pasado Oscuro :: Segundo-
Cambiar a: